Nacida en Paraná, Entre Ríos, Argentina, a Ana Cabrera Grohs desde pequeña le gustaba admirar los barrancos verdes y el color marrón del río Paraná. Y es a partir de ahí que siente la perspectiva única de su tierra natal.
Se graduó como profesora de Filosofía, Psicología y Pedagogía, actuando como profesional en el área de la seguridad social, y estudió pintura artística en varias instituciones en Argentina y Francia, con destacados maestros de arte. Actualmente trabaja a tiempo completo en pintura artística.
Inspirada por el río, el mar, sus viajes por el mundo, los colores y las texturas, crea pinturas de técnicas mixtas que oscilan entre lo figurativo y lo abstracto, con pinturas al óleo, acrílicas y materiales que se encuentran ocasionalmente. Sus pinturas exploran y evocan el paisaje con un campo visual de profundidad y movimiento. Las formas se colocan en nuevos contextos a medida que se asientan entre líneas intrincadas y hebras delicadas, que envuelven los cuerpos y los colores, como si flotaran en la superficie.
En gran medida, el tema principal de la mayoría de sus pinturas figurativas tiene que ver con las emociones, los sentimientos profundos y las experiencias personales que han tocado su alma. La figura de su personaje tiene un aire exótico y misterioso que impacta al espectador, y parece que está pasando por un tipo de cambio, con cierta inocencia y agresividad bien entendida.
Las pinturas contemporáneas de Ana tienen una fuerza especial detrás de los delicados retratos figurativos que presenta, y una representación fiel de los estados emocionales de las personas que pinta. Para hacer que el mensaje sea aún más importante, a menudo incluye muchos detalles y simbolismos abstractos, especialmente en sus trabajos más recientes.
Su proceso de creación es como un diálogo entre ella, sus sentidos y su imaginación, que junto con la música que siempre la acompaña, sacan a la luz sus emociones y reflejan su alegría de vivir. Su propósito es a través de la pintura comunicar plenamente sus sentimientos. Si otros logran sentir y conectarse con su obra de arte, eso le produce una gran felicidad. En su fantasía abstracta, invita al espectador a liberar su imaginación, dejándole la posibilidad de interpretar por sí mismo lo que la pintura le sugiere.
Ha expuesto sus obras de arte a nivel nacional e internacional en Europa, Asia y América. Sus obras se encuentran en colecciones de todo el mundo. Actualmente vive y trabaja en su taller en Buenos Aires, Argentina.